FAQ


¿ Combustión o eléctrico ?


La eterna duda se materializa cada vez que comparamos los vehículos de combustión y los vehículos eléctricos.
¿Cuáles emiten más CO2? ¿Cuáles consumen más? ¿Cuánto cuesta mantener un VE? ¿Hay que pagar más impuestos? ¿Menos? Las nuevas normas de circulación en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, han conseguido que reconsideremos muchos aspectos sobre nuestro coche ¿cuánto consume? ¿cuánto contamino? ¿por qué tengo que pagar más por circular? En consecuencia nos planteamos comprar un coche nuevo, uno que consuma menos, que contamine menos y por el que no tenga que pagar tanto por circular. Podemos continuar con un coche diesel o gasolina, o pasarnos a la alternativa del vehículo eléctrico.

Por eso mismo desde Alcanzia queremos mostraros algunos de los puntos que logran que nos decantemos por cambiar del antiguo modelo de circulación y pasarnos al nuevo.

1. Contaminación

Un vehículo de combustión, tal y como su nombre indica, el simple y mero hecho de encenderlo está produciendo gas contaminante a la atmósfera. Si tienes un coche de gasolina emites 2,3Kg de CO2 por litro de gasolina consumido y si tienes un coche diesel emites 2,6 Kg de CO2 por cada litro de gasóleo, y no es poco al cabo del día, semana o mes. Sin embargo, el vehículo eléctrico goza de un enorme privilegio respecto al vehículo de combustión, y es que el vehículo eléctrico no contamina. Al tratarse de un vehículo propulsado por electricidad, nos encontramos con la situación ideal: un coche que permite que nos movamos por la ciudad, sin contaminar. Además los vehículos eléctricos son prácticamente silenciosos, por tanto también reducen la contaminación acústica.

2. Consumo

Otro punto importante a la hora de elegir un coche nuevo es ¿cuánto consume? Siempre vamos a intentar que coche que elijamos consuma muy poco con el fin de ahorrar un poco más que con el coche anterior. Bien, pues si comparamos el consumo de un vehículo eléctrico y el consumo de un vehículo de combustión interna, nos encontramos con que un vehículo de combustión interna consume 7,2€ cada 100Km y que un vehículo eléctrico consume 0,875€ cada 100Km. Esto quiere decir que si a la semana nuestro vehículo de combustión interna realiza unos 500km estaremos gastando aproximadamente 36-40€, lo que supondría unos 144-150€ al mes en gasolina. Sin embargo, si nuestro coche fuera un vehículo eléctrico esos 500km semanales serían aproximadamente 5€ a la semana, lo que suponen 20€ en combustible al mes.

3. Mantenimiento

Mantener un vehículo de combustión interna necesita un mantenimiento mayor que un vehículo eléctrico. El vehículo de combustión interna tiene un motor con un mayor número de fricciones y por tanto va a necesitar un mayor número de revisiones, cambiar aceites, filtros, revisar el embrague… El vehículo eléctrico, sin embargo, no tiene embrague, no necesita que le cambien el aceite, ni el filtro del aceite, tampoco el filtro del combustible, no tiene un tubo de escape que revisar, tampoco tiene bujías y las pastillas de freno duran el doble. Con el coche eléctrico ahorramos unos 300€ cada 10.000 Km.

4. Impuestos

Generalmente pagamos los impuestos de circulación (IC) dependiendo de cuánto contamina el coche que tenemos, el pago de estos impuestos va con el ayuntamiento al que pertenezcamos y esto cambia dependiendo de la zona. Los vehículos eléctricos se ahorran un 75% de estos impuestos gracias a las ayudas que proporciona el Estado (como el Plan MOVEA) y a las ayudas locales de cada municipio y localidad.