Ahorra en el consumo de electricidad

En muchas ocasiones, realizamos acciones que conllevan un alto consumo energético y, por lo tanto, se ven reflejadas en la factura de electricidad del hogar.

Puedes saber de forma rápida y sencilla la eficiencia energética de tus electrodomésticos consultando la etiqueta energética. Esta información es proporcionada por el fabricante, siendo obligatorio en toda Europa para los siguientes tipos de electrodomésticos:
- Lavadoras
- Lavavajillas
- Secadoras
- Lavadoras/Secadoras
- Fuentes de luz domésticas
- Frigoríficos/Congeladores
- Hornos eléctricos

Ahorrar en el consumo eléctrico

Cambiar algunos sencillos hábitos puede contribuir a ahorrar en la factura. Algunos consejos para ahorrar en la factura de electricidad son:


  • 1. Desconectar los aparatos electrónicos cuando no estén siendo utilizados.

    2. No utilizar el modo de espera o “stand by” de los aparatos porque supone un derroche de energía, ya que sigue gastando luz. Es más económico apagarlos completamente.

    3. Conectar varios aparatos en ladrones de conexión múltiple que dispongan de interruptor propio. Al desconectarlo se apagarán todos los aparatos de una vez.

    4. Apagar la pantalla de ordenador si no va a ser utilizado en un determinado periodo de tiempo. Utilizar en los ordenadores el modo de baja energía.

    5. Al terminar de cargar el teléfono móvil, no permanecer con el cargador enchufado a la red eléctrica, ya que mientras que está enchufado sigue consumiendo energía.

    6. Las televisiones que utilizan iluminación LED consumen un 25% menos que las que tienen pantalla LCD y un 40% menos que las de plasma.

    7. Optimizar el uso de los aparatos eléctricos.

    8. Las pantallas LCD ahorran un 37% de la energía en funcionamiento, y un 40% en modo de espera.

    9. El salvapantallas que menos energía consume es el de color negro.

    10. Elegir ordenadores e impresoras con sistemas de ahorro de energía.

    11. Router, módem, repetidores WIFI: Utilizar un programador para apagarlos en las horas nocturnas y en las horas de trabajo y cuando no estemos en casa.

  • 1. Utilizar siempre que se pueda el microondas en lugar del horno, ya que esto permite siempre un ahorro de energía considerable en el hogar.

    2. Procurar no abrir el horno innecesariamente para evitar pérdidas de calor y por tanto mayores consumos de energía.

    3. No es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora.

    4. Apagar el horno un poco antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el cocinado.

    5. Utilizar el reloj temporizador del horno. Es un modo efectivo de controlar el consumo de energía.

    6. Mantener limpios tanto el microondas como el horno.

    7. La utilización de la olla de presión en el cocinado consume menos energía y ahorra tiempo. Asimismo, la utilización de tapaderas en los recipientes mientras que se cocina reduce la cantidad de energía que se necesita.

    8. No introducir alimentos calientes en el frigorífico, debido a que produce aumentos en los consumos de energía.

    9. Regular la temperatura del frigorífico y congelador según las instrucciones del fabricante. La óptima en el frigorífico son 5 ºC, mientras que la del congelador son -18 ºC.

    10. Es importante el mantenimiento del frigorífico, limpiando la parte trasera del mismo y manteniendo libre de capa de hielo su interior. Debe estar convenientemente ventilado.

    11. Mantener las puertas, tanto del frigorífico, como del congelador, el menor tiempo posible abiertas y comprobar su correcto cierre.

    12. Elegir un recipiente de diámetro ligeramente mayor que la zona de cocción y con fondo difusor de calor (salvo para cocinas de inducción).

    13. Instalar el frigorífico y congelador lo más lejos posible de los focos de calor (sol, horno, radiadores, etc).

    14. Lavar los platos con agua caliente consume un 40% más de energía que lavar con lavavajillas.

    15. Usar moldes de vidrio, lacados o de color negro, que absorben mejor el calor.

  • 1. No ajustar el termostato en el aparato de aire acondicionado a una temperatura más baja de lo normal: no enfriará la casa más rápido y el enfriamiento podría resultar excesivo y, por lo tanto, un consumo innecesario.

    2. Desconectar el aire acondicionado cuando no haya nadie en casa o en la habitación que está refrigerando: pocos minutos son suficientes para obtener el frío deseado.

    3. Apagar el aparato de aire acondicionado unos minutos antes. La sensación térmica perdurará durante un tiempo por la inercia térmica del ambiente y no consumirá energía.

    4. Instalando toldos, cerrando las persianas, evitando la entrada de aire caliente en el interior de la vivienda y aislando adecuadamente muros y techos, se consiguen ahorros de energía de hasta el 30% en el aire acondicionado.

    5. Instalar correctamente los aparatos de refrigeración, manteniendo los aparatos lejos de las fuentes de calor. Tienen que tener una buena circulación de aire y estar protegidas del sol.

    6. Limpiar los filtros del aire acondicionado. Se ahorra energía y prolonga la vida útil del aparato.

    7. Realizar purgas en los aparatos al comienzo de la temporada, porque el aire en su interior dificulta la transmisión de calor.

    8. Utilizar ventanas de doble cristal o doble ventana.

    9. La subida de las persianas durante el día y el cierre de las mismas por la noche propician menores pérdidas de calor.

    10. Instalar un termostato si el aparato no lo tiene incorporado, o si no proporciona información precisa respecto a los grados de temperatura.

    11. Ventilar la casa cuando el aire de la calle es más fresco que el del interior (primeras horas de la mañana y durante la noche). Para ventilar completamente una habitación 10 minutos son suficientes.

    12. Una temperatura entre 20º y 22º es suficiente para sentir confort. Por cada grado de más, el consumo de calefacción aumenta entre un 6 y 8%.

    13.No cubrir los radiadores ni poner ningún objeto al lado porque dificulta la adecuada difusión del calor.

    14. Cada zona de nuestra vivienda necesita una temperatura y es importante ajustarla.

    15. Bajar 3º o 4º la temperatura del termostato durante la noche permite un ahorro de calefacción.

    16. Mantener la presión en el interior del circuito de calefacción dentro de los límites definidos por el fabricante de la caldera.

    17. Los programadores automáticos ayudan a disfrutar de la temperatura deseada a la hora que se desee, sin la necesidad de tener la calefacción en funcionamiento constante y permanente.

  • 1. Evitar una apertura excesiva del refrigerador. Enciende y apaga el motor y esto aumenta el consumo.

    2. Mantener bien cerrada la puerta en todo momento y abrir la puerta el menor número de veces posible.

    3. Nevera y congelador. Deberán estar lejos de los focos de calor, y será necesario descongelar el aparato cuando la capa de hielo depositada en las paredes supere el medio centímetro, ya que la escarcha produce un aumento del consumo de energía.

    4. Utilizar la lavadora siempre a plena carga pero sin sobrecargarla. Siempre que sea posible utilizar agua fría para lavar, ya que gran cantidad de la energía utilizada se emplea para calentar el agua.

    5. Usar descalcificantes para mantener limpios los filtros de la lavadora de impurezas y cal.

    6. Centrifugar la ropa durante el lavado.

    7. Resultan útiles los electrodomésticos no frost, con un sistema de enfriamiento por aire que evita la formación de escarcha.

    8. Para evitar el uso de la secadora, aprovechar el calor natural del sol para secar la ropa.

    9. Lavadora y Lavavajillas. Planificar los lavados, de tal forma que cada lavado tenga su máxima carga, seleccionando el programa adecuado. Siempre que se pueda, utilizar los programas de baja o moderada.

    10. Escoger siempre los electrodomésticos más eficientes desde el punto de vista energético, es decir, los de la clase A. Permiten ahorrar más del 45% respecto de los de clase D.

    11. Planchar grandes cantidades de ropa al mismo tiempo para aprovechar por completo el calentamiento de la plancha. Además de empezar por las prendas que necesiten menor temperatura de planchado.

    12. Si se utiliza aspiradora, no hay que olvidar limpiar los filtros y los depósitos de residuos recogidos. Sucios, pueden hacer que el motor trabaje sobrecargado y consume más innecesariamente.

    13. Si tienes contratada la Tarifa con Discriminación Horaria, utilizar los electrodomésticos en las horas de descuento.

    14. El mantenimiento adecuado y la limpieza de los electrodomésticos prolonga su vida y permite ahorrar energía.

  • 1. Desconectar los aparatos electrónicos cuando no estén siendo utilizados.

    2. No utilizar el modo de espera o “stand by” de los aparatos porque supone un derroche de energía, ya que sigue gastando luz. Es más económico apagarlos completamente.

    3. Conectar varios aparatos en ladrones de conexión múltiple que dispongan de interruptor propio. Al desconectarlo se apagarán todos los aparatos de una vez.

    4. Apagar la pantalla de ordenador si no va a ser utilizado en un determinado periodo de tiempo. Utilizar en los ordenadores el modo de baja energía.

    5. Al terminar de cargar el teléfono móvil, no permanecer con el cargador enchufado a la red eléctrica, ya que mientras que está enchufado sigue consumiendo energía.

    6. Las televisiones que utilizan iluminación LED consumen un 25% menos que las que tienen pantalla LCD y un 40% menos que las de plasma.

    7. Optimizar el uso de los aparatos eléctricos.

    8. Las pantallas LCD ahorran un 37% de la energía en funcionamiento, y un 40% en modo de espera.

    9. El salvapantallas que menos energía consume es el de color negro.

    10. Elegir ordenadores e impresoras con sistemas de ahorro de energía.

    11. Router, módem, repetidores WIFI: Utilizar un programador para apagarlos en las horas nocturnas y en las horas de trabajo y cuando no estemos en casa.