Luz

Cómo son las casas autosuficientes o Passivhaus

casas autosuficientes

Actualmente vivimos un momento clave para la transición hacia las energías renovables. Cada vez son más los cambios, como la reciente eliminación del impuesto al sol en España, que nos empujan hacia el autoconsumo energético. Tanto los electrodomésticos del hogar, grandes y pequeños, como los propios edificios, son poco a poco más eficientes. ¿Qué te parecería vivir en una casa completamente eficiente y autosuficiente?

¿Qué es una casa pasiva o Passivhaus?

Las casas pasivas son viviendas que se construyen con el objetivo de conseguir la máxima eficiencia energética. Es decir, aprovechan cualquier fuente de energía natural o renovable que tienen a su alcance para proporcionar el suministro energético necesario y ser completamente  independientes o autosuficientes. Además de consumir muy poca energía; de ahí su nombre: casa pasiva o, como su origen alemán, Passivhaus.

¿Cómo son las casas pasivas?

Los principales sistemas que emplean las casas autosuficientes para obtener energía son: placas fotovoltaicas, energía solar térmica y/o geotérmica. Para completar su efectividad, requieren de un buen sistema de aislamiento térmico y una correcta orientación. Teniendo en cuenta que el sistema se basa principalmente en obtener energía solar, la orientación es un factor clave para su máximo rendimiento. Por todo esto, es fundamental considerar las condiciones climatológicas del entorno donde se va a construir una casa de estas características.

Estéticamente, estas casas cuentan con una arquitectura de lo más moderna y con cierta tecnología que todavía no estamos acostumbrados a ver habitualmente (como sus propios cargadores solares para vehículo eléctrico), a pesar de ser algo que ya se acerca mucho a nuestra realidad. Un buen ejemplo es esta casa pasiva, construida en Stanford, que genera más energía de la que consume.

casas autosuficientes
Casa pasiva construida en Stanford. / EcoInventos.com

Ventajas e inconvenientes

Ahorro: la principal ventaja de una casa autosuficiente es bastante evidente: el ahorro. Tanto de energía como económico, ya que están directamente relacionados. Gracias a que estas viviendas se nutren prácticamente de energía solar, la factura de la luz deja de ser un gasto en la vivienda. Además, estando orientadas al sol y con un buen aislamiento, uno de sus principales puntos de ahorro es la calefacción; llegando a ser innecesaria.

Energía verde: por otra parte, esta es la forma más directa y efectiva de consumir energía verde 100% en tu hogar. Todo el equipamiento de la casa, incluso el coche familiar, estará funcionando con energías renovables y ayudando al medioambiente.

Inversión: el único inconveniente de estas infraestructuras es que requieren de una inversión inicial muy elevada. Por el momento, podemos ir contribuyendo al autoconsumo eléctrico, que también requiere de cierta inversión económica. ¡Quién sabe si el día de mañana será más viable la construcción de más casas pasivas!

¿Quieres más información sobre autoconsumo eléctrico? Consulta nuestra web.

Si quieres ahorrar en tus facturas de luz y gas, utiliza nuestro comparador. Y, si lo prefieres, te asesoramos llamando gratis al: 900 365 355.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *