Luz

¿Cuál es la diferencia entre potencia contratada y energía consumida?

potencia y energía

¿Conoces los términos fundamentales de una factura de luz? Estos son los dos conceptos que debes conocer para comprender qué es lo que pagas, cuánto estás pagando por cada parte y decidir a qué compañía quieres contratar.  ¡Aprende y ahorra!

Potencia contratada o Término fijo

La primera diferencia es que se mide en kW. La potencia que tienes contratada hace referencia a la capacidad que tiene tu vivienda (local, negocio, industria…) de soportar una cantidad de kW al mismo tiempo. Es decir, los electrodomésticos que podemos conectar a la vez en nuestra casa sin que “salten los plomos”.

Por ejemplo, una bombilla necesita para dar luz una potencia de 0,012 kW, un horno aproximadamente 2,5 kW, una nevera unos 1,8 kW… y así ocurre con todos los electrodomésticos de nuestro hogar.

Supongamos que tengo una potencia contratada de 3,5 kW en mi hogar y quiero enchufar en un momento dado:

  • Dos bombillas (0,012kW) = 2 x 0,012 = 0,024 kW
  • Horno = 2,5 kW
  • Nevera (que siempre está enchufada) = 1,8 kW

Para que soportase estos electrodomésticos encendidos al mismo tiempo, necesitaría una potencia de 4,324 kW. Por lo tanto, con la potencia contratada actualmente (3,5 kW) sobrepasaría 0,824 kW. En ese momento, saltaría el diferencial de nuestra vivienda y tendríamos que desenchufar uno de los electrodomésticos.

¡Pero también puede ocurrir lo contrario! Tener contratada más potencia de la que necesitamos. Es decir, estamos pagando más de lo que utilizamos. Por eso, llegar a un valor óptimo es fundamental para pagar un precio justo en nuestra factura eléctrica.

La clave consiste en conocer los kW suficientes para realizar tu rutina, y un poquito más para esos días puntuales, pero sin que suponga sobrecostes en nuestra factura de la luz. Esta parte de la factura la pagamos todos los meses, independientemente del consumo, de ahí que se le denomine “término fijo“.

Energía consumida o Término variable

A diferencia de la potencia, se mide en kWh. Corresponde a la energía que has consumido durante todo el mes. Se calcula multiplicando los kW que consume cada electrodoméstico por el tiempo que están en funcionamiento.

Es decir: un horno tiene una potencia de 2,5 kW. Si permanece encendido una hora, la energía consumida será de: 2,5 kW x 1 hora = 2,5 kWh; si permanece dos horas encendido, entonces la energía consumida será de: 2,5 kW x 2 horas = 4,5 kWh; y así sucesivamente.

Sumando la energía que han consumido todos los aparatos eléctricos que tengamos, cada hora y cada día, se obtiene el consumo mensual de energía.

De manera que, lo que pagues por este término de tu factura dependerá de: el precio del kWh que tengas establecido en tu tarifa de luz y la cantidad de kWh que consumas cada mes. De ahí que se le denomine “término variable“.

Ahorra con tu tarifa de luz

En Alcanzia tenemos las mejores tarifas de luz para hogares, negocios y empresas. Te ofrecemos multitud de opciones para que elijas la que mejor se adapta a tu consumo: tarifas fijas, con el precio fijo del kWh durante todos los meses del año; o tarifas indexadas, para aprovechar los precios más bajos del mercado eléctrico.

¿Todavía no lo tienes claro? Calcula tu ahorro nuestro comparador de facturas de luz y gas.

Si lo prefieres, te asesoramos llamando gratis al: 900 365 355.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *