Ahorro

Cómo ahorrar en la factura de luz, ¡también durante el inverno!

medidas ahorro luz

Es habitual que cuando se acerca el verano, y la puesta en marcha del aire acondicionado, buscamos una serie de consejos para ahorrar en la factura de luz, pero ¿qué ocurre durante los meses de invierno? Estufas, calefactores, bomba de calor… También podemos seguir una serie de medidas sencillas para aprovechar el calor de otras fuentes y ahorrar energía.

1. Aprovecha la luz solar

En invierno contamos con menos horas de sol, por eso debemos aprovechar al máximo las horas de luz solar para subir todas las persianas de la casa. En días despejados, esto ayudará a caldear el ambiente de manera natural. Además, es importante que intentemos ventilar la casa en las horas de menos frío (cercanas al mediodía), para que no entre el frío propio de la madrugada.

2. … ¡y el calor del horno!

El sol es una fuente de calor natural, pero también contamos con otras no naturales que indirectamente nos ayudan con la calefacción del hogar. Si has estado un buen rato cocinando con el horno, este habrá desprendido calor suficiente para caldear la cocina y la zona más próxima de la casa. Aprovéchalo utilizando dichas estancias: por ejemplo, come en la cocina y cierra las puertas necesarias para no perder temperatura.

3. ¿Cuentas con un buen aislamiento?

Para que sea efectivo el calor que generan las estufas, calefactores, etc. es imprescindible contar con un buen aislamiento de puertas y ventanas (además de mantener los tejados en buenas condiciones). Evitarás tanto que se escape el calor como que entre el frío de la calle. Este método de ahorro energético te ayudará a ahorrar en climatización (tanto en verano como en invierno).

4. No pierdas de vista las averías silenciosas

Las averías o taponamientos en la instalación de calefacción pueden despuntar el consumo de energía de forma notable y repentina. A veces, detectamos la avería de un electrodoméstico porque observamos un comportamiento inusual, pero hay otras no tan evidentes. Otra forma de detectar una avería silenciosa es revisar cada mes nuestra factura de luz y fijarnos en el consumo de energía realizado. Si este es desmesurado e irregular en comparación con el mismo periodo de años anteriores, algo está fallando.

5. ¿Eres de ir apagando luces?

Una de las medidas más comunes de ahorro energético es apagar las luces cuando no las estamos utilizando. Sin embargo, esta medida es del todo contraproducente si se trata de tubos fluorescentes. Estos requieren de mayor consumo cada vez que se encienden, por lo tanto, si el periodo de tiempo que va a transcurrir es corto, es mejor dejarlos encendidos. En la misma línea, este tipo de iluminación es conveniente más bien para estancias donde se requiera luz encendida durante periodos prolongados.

6. Agua caliente vs. agua hirviendo

Comúnmente no utilizamos agua a temperaturas demasiado elevadas (para ducharnos, para fregar los platos, etc.), pero el consumo del calentador aumenta considerablemente por cada grado de más. Lo recomendable es ajustar la temperatura en torno a los 40 ºC; dependiendo de lo friolero que sea cada uno y teniendo en cuenta que estamos en invierno.

Otro truco para no encender el calentador si no lo necesitamos, es colocar siempre el grifo en posición de agua fría. De esta manera, solo gastarás agua caliente (y electricidad) cuando realmente lo necesites.

7. ¿Utilizas horno eléctrico?

¿Sabías que el horno no necesita precalentarse para cocciones de más de una hora? Aunque en muchos hogares existe esta costumbre, es un gasto de energía extra totalmente innecesario. Además, generalmente, es recomendable cocinar durante un periodo de tiempo más largo a temperaturas más bajas.

Por otra parte, no esperes a apagarlo cuando la comida esté lista, aprovecha el calor residual de los últimos minutos. Y abras el horno continuamente para “ver cómo va la comida”, cada vez que abrimos el horno, la temperatura baja unos 30 ºC (que luego tiene que volver a recuperar aumentando su consumo de energía).

8. ¿Fan del microondas?

Es evidente que en invierno comemos más recetas calientes y, además, calentamos más veces la comida. Si recurres continuamente al microondas, pero tienes cocina de gas, intercambia el uso de ambos para compensar en la factura de luz. Si, además, te acuerdas de sacar la comida del frigorífico uno minutos antes de utilizar el micro, tardará menos en calentarse.

9. Si tienes bomba de calor…

Igual que en verano es clave el mantenimiento del aire acondicionado, en invierno debemos tener en cuenta nuestro equipo de bomba de calor. Una medida que debemos de mantener siempre constante es ajustar los grados del aparato. La temperatura de confort se sitúa en torno a los 24 ºC.

Por otra parte, es imprescindible revisar el estado del equipo y comprobar su buen estado. Una avería silenciosa en tu equipo de climatización puede aumentar de manera repentina tu factura de luz. Si quieres ahorrar ante averías imprevistas, contrata servicios de mantenimiento para tu instalación. Consulta todo lo que incluye nuestra Asistenzia Clima.

10. Sea como sea, ¡contrata la mejor tarifa!

Elegir la mejor tarifa de luz para tu hogar es fundamental durante todos los meses del año. Mejor no significa más barata, si no que debe adaptarse al máximo a tus hábitos de consumo. En Alcanzia ofrecemos diferentes tipos de tarifa para que elijas la que mejor se adapta a tu consumo: ¿prefieres una tarifa fija o una tarifa indexada?

FIX MAÑANAS: tarifa fija con discriminación horaria. Esta tarifa es la indicada para los que consumen energía durante la noche y primeras horas del día. Pagarás dos precios fijos para dos periodos distintos del día (P1 y P2), dependiendo de los dos horarios anuales. En el horario de invierno (desde octubre hasta marzo) pagarás menos (P2) de 22 h a 12 h, en el horario de verano (desde marzo hasta octubre) pagarás menos (P2) de 23 h a 13 h.

FIX 24 PLUS: tarifa fija sin discriminación horaria. Pagarás un precio fijo a cualquier hora del día, todos los días del año. Si haces un consumo regular todos los meses del año y no quieres sobresaltos, ¡olvídate de las franjas horarias!

INDEX: tarifa indexada al mercado eléctrico. Pagarás en cada momento el precio que establece el mercado eléctrico, más un coste de comercialización en función del consumo real de cada mes.

INALCANZABLE: tarifa indexada al mercado eléctrico con gasto fijo de comercialización. Pagarás en cada momento el precio que establece el mercado eléctrico, más un coste de comercialización fijo todos los meses, sin importar el consumo.

¿No lo tienes claro? Calcula tu ahorro con nuestro comparador de tarifas de luz y gas.

Si lo prefieres, te asesoramos llamando gratis al: 900 365 355.

También puedes leer:

Por qué contratar una tarifa indexada en 2018

Ahorra en tus facturas de luz y gas ¡en tres sencillos pasos!

¿Quieres ahorrar? Aprende a comparar tu factura de luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *